Cómo hacer un hermoso chessecake glaseado de lavanda

No sé sobre ti, pero últimamente me he decepcionado cuando no puedo entender algo que parece fácil.

Constantemente me pongo a elaborar nuevas ideas y cuando no funcionan, me frustro. A veces cometo errores realmente estúpidos y no sé por qué.

Estoy hablando principalmente al hornear, pero también se aplica a otras cosas en mi vida.

Uno pensaría que lo sabría mejor, pero no, los errores parecen ocurrir de vez en cuando.

Solía suceder mucho más cuando empecé en esta aventura de hornear y, aunque he aprendido mucho desde entonces, todavía me encuentro arruinando las cosas.

REFERENCIAS: YouTube, KiwiLimón y People 

Bueno, en algún momento me di cuenta de que no soy la única. Los errores les suceden a todos.

Incluso he sabido que hasta a los mejore chefs en las pastelerías les pasa… en fin, es parte del proceso de aprender y crecer y lo importante es seguir aprendiendo de ellos.

Lo cierto es que todos tenemos errores y seguiremos teniéndolos a medida que seguimos aprendiendo cosas nuevas.

En este caso en particular me siento muy contenta con esta receta de chessecake, fue muy fácil y me lleno de alegría hacerlo.

No estoy segura de por qué, pero siempre he tenido un poco de temor al hacer chessecake. Los he hecho antes, pero nunca estuve completamente satisfecha.

Resultado de imagen para cheesecake

Esta es definitivamente mi nueva receta favorita de chessecake. Es fácil y tan suave y delicioso. La textura es perfectamente sedosa, mientras que el glaseado agrega un toque de sabor sin quitarle lo chessecake.

Los ingredientes para el pastel:

  • ¾ taza de migas de galletas tipo Graham (ya sean caseras o confeccionadas)
  • ¼ barra de mantequilla sin sal, derretida
  • 2 paquetes de 250 g cada uno de queso crema, ablandado
  • ½ taza de azúcar
  • 2 huevos grandes
  • ¼ taza de crema espesa
  • ¾ cucharadita de extracto de vainilla

Para el glaseado:

  • ¼ taza de leche
  • ½ cucharadita de cogollos de lavanda secos
  • 1 a 2 tazas de azúcar glas, según el grosor que desees

Preparación para el pastel:

Precaliente el horno a 1800C. Mezcla la mantequilla derretida y las migas de galletas tipo Graham en un tazón pequeño y presiona en el fondo de un molde de 20 cm con forma de resorte.

O bien puedes utilizar cualquier otro solo engrásalo y coloca un pedazo redondo de papel de pergamino en la parte inferior para que cuando lo saques, puedas voltearlo.

Hornea la corteza hasta que esté dorada y firme, aproximadamente 8- 10 minutos. Dejar enfriar.

En el recipiente de una batidora eléctrica con el accesorio de la paleta, batir el queso crema a velocidad media hasta que quede esponjoso y suave, sin grumos, aproximadamente 5 minutos.

Poco a poco agrega el azúcar y batir hasta que quede suave y de aspecto delicioso, 2 minutos.

Con la batidora a baja velocidad, agrega los huevos uno por uno, batiendo solo hasta que se incorporen y no por mucho tiempo. Poco a poco agrega la crema y la vainilla y batir hasta que quede suave, aproximadamente 2 minutos.

Colar la masa a través de un tamiz de malla en un recipiente limpio, luego verter sobre la corteza fría, esto resultará en un pastel de queso suave como la seda.

Pon a hervir un hervidor grande de agua. Coloca el molde de chessecake en un molde para hornear más grande o incluso en un molde para pastel más grande (coloco el mío en un molde para pastel de 25 cm).

Tira de la rejilla central en el horno hasta la mitad, coloca tu molde en una bandeja y luego vierte con cuidado el agua hirviendo en la sartén más grande para llegar a la mitad o más de los lados de la sartén con el chessecake (esto es lo que evita que los lados del pay se vuelvan de color marrón).

Hornee hasta que el relleno esté listo y apenas se agite en el centro, aproximadamente 1 hora y 30 minutos.

Retire del baño de agua y colócalo en la rejilla para enfriar completamente. Refrigera unas horas o preferiblemente durante la noche. Cuando esté lo suficientemente frío, pasa un cuchillo por los lados y afloja los bordes, dale la vuelta y deja que el pay se deslice hacia afuera suavemente.

En KiwiLimón te enseñamos como hacerlo

Para el glaseado

Coloca la leche en una sartén pequeña y retira del fuego cuando empiece a hervir. Agrega los cogollos de lavanda secos y deja reposar 5-8 minutos. Colar la leche en un tazón y batir el azúcar glaseado poco a poco hasta que quede suave y con el grosor deseado.

Agrega una pequeña gota de colorante púrpura para darle un aspecto lavanda. Verter sobre el chessecake y a disfrutar!

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *